Imprimir
ENVIAR |

Egipto, un nuevo jugador que esta cambiando el Medio Oriente

7

PI16/05/11 Con la disolución del gobierno colaboracionista del dictador Hosni Mubarak apoyado por Estados Unidos, Egipto se mueve progresivamente a asumir el papel de un nuevo jugador que esta cambiando las reglas de juego en el Medio Oriente.

El país está experimentando una ola sin precedentes de levantamientos populares en contra de los títeres de los Estados Unidos e Israel.

Como uno de los países árabe más poblado, Egipto estuvo de acuerdo en reconocer oficialmente a Israel en 1978 a cambio de un pago anual de EE.UU. de USD dos mil millones. Esto hizo que Egipto fuera la primer nación árabe en reconocer el régimen israelí.

Los documentos históricos revelan que, tras unos 18 meses de secretas e intensas negociaciones entre los Estados Unidos, Israel y Egipto en Camp David, el gobierno de El Cairo acepto una tregua con Tel Aviv después de 30 años de hostilidad desde la Guerra Árabe-Israelí 1948, que temporalmente fue concluida con los Acuerdos de Armisticio de 1949.

Según la Enciclopedia continuo política de Oriente Medio, "La normalización de las relaciones [entre Israel y Egipto] entró en vigor en enero de 1980. Se intercambiaron embajadores en febrero. Las leyes de boicot fueron derogadas por la Asamblea Nacional de Egipto, el mismo mes, y algunos rubros del comercio empezaron a desarrollarse, aunque menos de lo que Israel había esperado. En marzo de 1980 se inauguraron los vuelos de las aerolíneas regulares . Egipto también comenzó a proveer a Israel de petróleo crudo ".

Desde entonces, Egipto logró mantener estrechos vínculos con el régimen israelí, a pesar de la ira y la frustración de las naciones árabes como el Líbano, Siria y Jordania. Como resultado de su traicionera cooperación con Israel, Egipto fue suspendido de la Liga Árabe en 1979, sin embargo, recuperó la pertenencia a la organización diez años más tarde.

Un erudito estadounidense, escritor y profesor de ciencias políticas en la Universidad de Virginia escribió en su libro "El Medio Oriente: diez años después de Camp David", que "muchas de las naciones árabes culparon a Egipto por no presionar suficientemente a Israel para hacer frente al problema de los palestinos de una manera que sea satisfactoria para ellos. Siria también informó a Egipto que no se reconciliaría con la nación, a menos que abandone el acuerdo de paz con Israel. "

El tratado de paz entre Israel y Egipto preparó el terreno para que otros estados árabes puedan normalizar sus lazos con el régimen sionista. El rey Hussein de Jordania, que en el momento de la celebración de los Acuerdos de Camp David había afirmado que no iba a hacer la paz con Israel hasta que las demandas de todo el mundo árabe se cumplan, cayó en la trampa de la reconciliación con Tel Aviv y firmó en 1994 un Tratado de Paz con Israel, con el entonces primer ministro israelí, Yitzhak Rabin.

Las relaciones entre Israel y Egipto fueron fortalecidas y enriquecidas con la llegada del presidente Hosni Mubarak, que asumió el cargo el 14 de octubre de 1981. Mubarak ha negociado la aprobación de un tratado de paz duradera con el régimen israelí en 2002 en la Cumbre de la Liga Árabe en Beirut, que fue propuesto por el entonces príncipe heredero el rey Abdullah de Arabia Saudita.

Esta iniciativa de paz fue aprobada nuevamente durante la cumbre de 2007 en Riad. Esta iniciativa de paz fue re-aprobado durante la Cumbre de 2007 Riad. La iniciativa ofreció la plena normalización de las relaciones de los países árabes con Israel a cambio de la retirada de Israel de los territorios ocupados. Esta iniciativa de paz era tan traicionera y vergonzosa, que muchos comentaristas políticos aún creen que fue la desgracia y la ignominia de Hosni Mubarak.

Sin embargo, con el derrocamiento de Hosni Mubarak, y la terminación de su autocracia de 30 años, las ecuaciones del Medio Oriente parecen estar avanzando hacia una transformación drástica.

Ahora, incluso los funcionarios israelíes y los medios de comunicación israelí consideran que el pueblo egipcio los considera como el enemigo número 1 de su país. De acuerdo con un informe del "Yedioth Ahronot" publicado el 6 de enero de 2011, el 92% de los encuestados que participaron en una encuesta nacional en Egipto considera que Israel es un enemigo de su país, mientras que sólo una minoría infinitesimal de un 2 por ciento consideró a Israel como un enemigo de la nación.

Escribiendo en un comentario de New York Times, el escritor americano Thomas Friedman declaró que los levantamientos árabes están al borde de terminar con la era " de la venta al por mayor del Medio Oriente" para comenzar la era " de la venta al por menor de Medio Oriente, " lo que indica que todos los partidos ahora tienen que pagar un mayor precio para disfrutar de la estabilidad..

Según Friedman, la fase post-Mubarak, hará que Israel tendrá que afrontar la era " de la venta al por menor de Medio Oriente, con el fin de lograr la paz con 85 millones de egipcios. "En la última época, una sola llamada telefónica por parte de Israel a Mubarak podría desactivar cualquier crisis en las relaciones, pero terminó esa época", escribió.

Ahora con la expulsión de Hosni Mubarak, que ha servido durante mucho tiempo a los intereses del régimen sionista en Medio Oriente y habia jugado el papel de representante de Israel en el mundo árabe, los israelíes saben muy bien que han perdido a su aliado estratégico en el Medio Oriente y esta seriamente en peligro su futuro político.

En un artículo titulado "Sin Egipto, Israel se queda sin amigos en Medio Oriente", Aluf Benn escribió que Israel ha perdido todos sus aliados estratégicos en Medio Oriente y está al borde de un grave aislamiento. "El poder agonizante del gobierno del presidente egipcio, Hosni Mubarak deja a Israel en un estado de angustia estratégica, sin Mubarak, Israel se queda con casi ningún amigo en el Medio Oriente;. el año pasado, Israel vio colapsar su alianza con Turquía."

El escritor israelí ha confesado expresivamente que su país no tiene ningún amigo de confianza en el mundo y con la ola de despertar islámico en la región, será empujado hacia un mayor aislamiento internacional. "A partir de ahora, será difícil para Israel confiar en un gobierno egipcio desgarrado por luchas internas. El creciente aislamiento de Israel en la región, junto con un debilitamiento de los Estados Unidos, obligará al Gobierno a juzgar sobre posibles nuevos aliados."

Y todo se puede resumir en lo que el profesor Jonathan Cook escribió en su nuevo artículo titulado "Egipto e Israel en dirección a la crisis. Cook cree que con la celebración de un acuerdo de unidad entre los dos rivales políticos de Palestina, Hamas y Al Fatah y la aparición de un nuevo gobierno en El Cairo, la seguridad de Israel y su existencia se verá amenazada gravemente.

"Varios otros acontecimientos se han sumado a las preocupaciones de Israel sobre sus relaciones con Egipto, incluidas las señales de que El Cairo espera reanudar los lazos con Irán y renegociar un contrato a largo plazo para suministro de gas natural a Israel", escribió el profesor Cook.

"Más preocupante aún para los funcionarios israelíes se informó que tiene previsto por las autoridades egipcias a abrir el cruce de Rafah en Gaza, cerrados durante los últimos cuatro años como parte de un bloqueo respaldado por Occidente del enclave diseñado para debilitar a Hamas, el grupo islámico dominante allí", añadió.

Ahora los enfurecidos manifestantes egipcios, han jurado no dejar las calles de El Cairo hasta el establecimiento de un gobierno democráticamente elegido, queman con valor la bandera del régimen Sionista y exigen el cierre de la embajada israelí en El Cairo.

Teniendo en cuenta estos acontecimientos, no es una exageración decir que el Egipto liberado ahora va a desempeñar un papel decisivo en los nuevos cambios del Medio Oriente.

Fuente: Press TV / PI


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">