Imprimir
ENVIAR |

IRAK: Nueva treta de EEUU para continuar con la ocupación

7

PI08/05/11 EE.UU. después de no llegar a obtener la aprobación de los iraquíes para que continúe r la presencia militar de sus 20 mil soldados en este país luego de que termine el acuerdo de seguridad pactado hasta finales de 2011, ha recurrido a una nueva treta.

De tal forma que trata de mantener este número de fuerzas bajo la cobertura de civiles y consejeros militares, de seguridad, económicos y culturales en la embajada de Washington y sus consulados en todo el territorio iraquí, quienes al gozar de impunidad diplomática pueden continuar sus actividades de espionaje en este país y en los estados vecinos.

Teniendo en cuenta que la legación norteamericana en Iraq, como la mayor embajada estadounidense en el mundo, cuenta con más de 3mil empleados, parece que Washington tiene previsto repartir el resto de sus efectivos en sus consulados en distintas ciudades de Iraq. De hecho, esto significa que la embajada y los consulados estadounidenses actuarán como bases militares y de seguridad en el país asiático bajo la sombra de las entidades políticas, económicas y comerciales.

Esta realidad demuestra que el plan alternativo del país norteño para dar continuidad a su presencia militar en Iraq luego de 2011, aún es más peligroso que la renovación por varios años del acuerdo de seguridad. Ya que de acuerdo al pacto de seguridad de Washington-Bagdad, las tropas estadounidenses no poseen de impunidad fuera de las bases militares, hecho que ha desempeñado un papel preventivo sobre la posibilidad de que los estadounidenses incurran en atropellos como violaciones o crímenes en contra de la población iraquí.

Por otra parte, según los principios y las normas diplomáticas, la presencia de las personalidades diplomáticas deberá ser reciproca y equilibrada, hecho por el cual el gobierno de Iraq también deberá contar con este mismo número de fuerzas en su embajada en Washington y eso es imposible.

Al respecto, varias ramas del Ejecutivo iraquí, incluido, el Movimiento de Sadr, se oponen con este plan alternativo de EE.UU. para permanecer en Iraq.

El titular iraquí de este movimiento, Hazem Al-Araji, en una entrevista concedida al portal informativo de Sumeria News, rechazando el plan de Washington para mantenerse en Iraq, pidió la congelación de las relaciones diplomáticas de su país con EE.UU. y advirtió sobre la posible reactivación del movimiento de Jaish al-Mahdi, vinculado la corriente de Sadr y aseguró que el objetivo de este movimiento es luchar en contra de los ocupadores.
Por supuesto, en este medio varias fuentes informativas, incluidas, Al Hayat, han alegado que el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, ha convencido a los norteamericanos que la presencia de los militares estadounidenses en Iraq debe realizarse sobre otro marco, salvo, el acuerdo de seguridad existente.

Según esta programación este número de los efectivos norteamericanos permanecerán en el país asiático para suministrar la seguridad de la legación de Washington, las empresas petroleras y los ciudadanos estadounidenses.

Por otro lado, respecto a la continuación de las tropas extranjeras luego de 2011 en Iraq, Washington insiste en que el gobierno iraquí fuera quien lo exija para que la Casa Blanca pudiera justificar ante la opinión pública su presencia en el país asiático.

No está lejos de pensar que EE.UU. espera que su nuevo plan para desplegar unos 20 mil efectivos en Iraq, camuflados bajo el marco civil, tenga la luz verde de algunos iraquíes, pero es muy poco probable que las autoridades del país árabe hayan exigido eso, ya que este plan es mucho más peligroso que la renovación del acuerdo de seguridad entre ambos países

Fuente: IRIB


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">