Imprimir
ENVIAR |

Experto ruso sostiene que EE.UU. alimenta los disturbios en la región

7

PI26/04/11 El destacado investigador y escritor ruso, Nikolai Starikov, afirma que lo que presencia hoy la región árabe es un proceso de destrucción sistemática por los Estados Unidos y Gran Bretaña con el fin de sabotear el sistema político y la economía mundial.

Starikov, en una entrevista televisiva, aludió a los escenarios que idea EE.UU. para justificar su intervención en los asuntos de los demás países, a través del derramamiento de sangre en las calles y las campañas de incitación que llevan a cabo los medios de comunicación e internet, haciendo referencia al tema de los francotiradores en las calles de las ciudades árabes que presenciaron protestas recientemente.

Starikov puntualizó que la coincidencia del estallido de las revoluciones de un solo golpe y en secuencia es algo sospechoso en un área específica de considerable importancia en la economía mundial, insistiendo en que ello no es una coincidencia, sino un plan estadounidense.

El experto ruso precisó que para que la gente odie a su gobierno se requiere el derrame de sangre, afirmando que los EE. UU. pagó a francotiradores desconocidos que se instalan en las azoteas y disparan contra los manifestantes y matando a algunos, y esto es lo que se vio en Túnez, Egipto, Libia y Yemen, donde mataron en este último a 38 manifestantes; mientras que en Túnez lograron detener a varios francotiradores que portaban pasaportes suecos y quienes alegaron que se encontraban en el país para cazar jabalíes, y comentó que es algo sumamente irónico que vayan turistas a cazar cerdos en un país con problemas!...

El entrevistado aseguró que los francotiradores realizan el mismo trabajo en Siria, pues entre los muertos se encuentran oficiales y soldados, y luego las pantallas de al-Jazeera y la BBC transmiten dichas imágenes y las achacan a los aparatos del Estado, añadiendo que esta técnica es la misma en todos los países que presencian manifestaciones populares.

Starikov llamó al gobierno en Siria a no ser tolerantes con los saboteadores y echar abajo los planes estadounidenses contra su país, aconsejando a las autoridades estar atentos a las azoteas de los edificios y vigilarlas, expresando sus esperanzas de que se logre fracasar dicho complot.

Por otro lado, el renombrado investigador mencionó otra de las técnicas seguidas en estos escenarios, y es cuando los medios de comunicación hablan de turistas o periodistas inocentes que han sido detenidos por las autoridades de los países en disturbio, y se comienza una frenética campaña para su liberación, que, según el escritor, están destinadas a intimidar a las autoridades y cegarles la vista hacia el papel de los francotiradores.

Starikov opinó que luego del fracaso de EE.UU. de arrastrar a las dos Coreas a la guerra y también a la India y Pakistán, esta potencia recurrió a la opción alternativa que es crear la inestabilidad y el caos en el mundo árabe rico en recursos.

Este comportamiento, razona el escritor, se debe a la inquietud de los EE.UU hacia la devaluación del dólar, que si continúa en pique, Washington perderá su fuerza y consistencia, por eso se esfuerza por desestabilizar el sistema financiero mundial y arrástralo de nuevo para supeditarlo al dólar y de esta manera el dólar siga siendo la única moneda fuerte en el mundo y mantener,por ende, los créditos estadounidenses.

Para lograr este fin, afirma Starikov, EE.UU ha optado por incendiar las guerras, en vista de que las Primera y Segunda Guerras mundiales dieron lugar a la gran potencia norteamericana y su hegemonía en el mundo.

“El programa estadounidense es de largo plazo, y se llevará a cabo a etapas para golpear a todas las fuerzas geopolíticas adversas a EE. UU.”, dijo el investigador ruso, quien especuló que luego de concluir la primera etapa del escenario que apunta contra los países árabes, se trasladará a Pakistán, el aliado de China.

Starikov dijo que los norteamericanos se retirarán de Afganistán luego de llegar a un entendimiento con Talibán, para luego prepararse a invadir Tayikistán y sucesivamente Uzbekistán, con ayuda de los Talibanes, y con ello, Rusia se verá sofocada ante el dilema de los emigrantes.

Por último, Starikov aconsejó expulsar a la prensa occidental del lugar de los acontecimientos, ya que estos son los encubridores preferidos y más preciados de los servicios de inteligencia de EE.UU. y Gran Bretaña.

Fuente: SANA


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">