Imprimir
ENVIAR |

Yemen: La guerra contra el Islam, Nasseristas y Marxistas

7

PI26/04/11 Yemen está ubicado entre el Golfo de Aden, el Estrecho de Bab el Mandeb y el Mar Rojo, una leyenda de origen romano yemení, expresa su relación con la Saba Bíblica (sabeos), oriunda de la ciudad de Marib.

La realidad de la geopolítica, se manifestó en una batalla de la guerra fría entre el año 1962-68, desarrollándose la guerra civil entre los seguidores del pensamiento de Gamal Abdel Nasser y el Imán; de corte Pro británico y norteamericanos, venciendo el Imán.

Los marxistas de Sur que habían tomado el poder en 1986 habían caídos junto al muro de Berlín en 1990 y se reunifica Yemen, bajo el mando de Alí Abdulá Saleh Continúa la inestabilidad y en el año 1994, comienza otra guerra civil y sale triunfante, el actual dictador de Yemen.

Para fortalecer a Saleh Estados Unidos envía al Coronel de las Fuerzas especiales Robert Bob Adolph, veterano de guerra, que había incrementado su experticia con formación en las fuerzas especiales Belgas, rusas y Natación de Combate en Dinamarca con servicios en Egipto, Camboya, Colombia, Bosnia, Sierra Leona (Kaplan Robert 2007), quien se encargaría de formar las fuerzas élites del ejército y de entrenamiento a la policía, que hoy sostienen a Alí Abdulá Saleh.

Este país islámico, con un gobierno del sistema Kabili (tribal) tiene el liderazgo férreo del General Alí Abdullah Saleh, quien gobierna desde 1978 en la Región del Norte. Su hermano, el General Alí Mushen Saleh Al Ahmer, quien apoyó a los Estados Unidos en la Guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, garantiza la continuidad del gobierno conservador.

Esta relación pro-occidental de los líderes de Estado Yemení data de los años 80's (ochenta); relación que le fue de mucha utilidad a Saleh en la Guerra Civil de 1994, garantizando que el bando de los veteranos yemení entrenados por los norteamericanos para la guerra de los afganos contra los soviéticos, se integraran como mercenarios a las filas del gobierno de Saleh, garantizando su triunfo y la derrota de los Marxistas, Nasseristas y Chiítas.

Bush le garantizó un gran apoyo militar a Saleh a cambio de su apoyo en su guerra contra los islámicos denominada guerra contra el terrorismo, particularmente, contra Al Qaeda, pero también contra los revolucionarios de la rama de Gamal Abdel Nasser que habían surgido y hecho gobierno en el sur en el año 1986 y que cayeron en el año 1990, producto del debilitamiento de Bloque socialista, expresado en el desmoronamiento del Muro de Berlín.

De manera que la Guerra Global contra el Terrorismo (Global War on Terrorism), además de antiislámica es contrarrevolucionaria de toda confesión, llámese marxista, Nasserista o Islámica.

Después que Estados Unidos como líder de la civilización occidental, había caracterizado a Yemen como Estado Forajido, rápidamente pasó a ser un Estado civilizado, serio y digno de apoyo.

El objetivo central de la región centroasiática es Irán, la Nación que se debe aislar para evitar el Estado Central de los islámicos de la confesión Chiíta y predominar geopolíticamente en la región. De allí que la Familia Saleh con 33 años en el poder, garantiza por ahora la postergación de la integración política de la hermandad de los Chiítas de ambos países; a saber Yemen e Irán.

Simultáneamente, garantiza la liquidación de Al Qaeda en Yemen, con muchas raíces en Yemen, la fronteriza Somalia, que sólo los separa el Golfo de Adén y el Estrecho de Bab el Mandeh, Kenia y Sudán.

Sudán ya sufrió de la geopolítica imperialista al ser desmembrado la nación y continúan los esfuerzos por controlar en el Sur, los recursos energéticos. Éstos no formaron parte del plebiscito realizado este año, que abrió la división de Sudan

El Yemen de Alí Abdulá Saleh y su hermano Alí Mushen Saleh Al Ahmer, cuenta hoy con todo el apoyo Occidental dentro de la ONU, a pesar de las grandes manifestaciones contra el régimen represivo que sigue cometiendo crímenes contra la rebelión civil, con el mutis de la mal denominada Comunidad Internacional y sin sanciones similares aplicadas a Libia.

Otro ejemplo que devela al Occidente dentro de la ONU, lo representa Bahrein, cuando Arabia Saudita y Omán, invaden al país para apoyar al ejército yemení desbordado por la rebelión también Chiíta y asesinado cientos de nacionales, sin que el Consejo de Seguridad aplique sanciones que permita el resguardo de la población civil.

Fuente. Aporrea.org


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">