Imprimir
ENVIAR |

Khalid Amayer: Israel quiere que Egipto siga la brújula sionista

7

PI20/04/11 Es muy claro que Israel está muy preocupado por la dirección que las revoluciones árabes podrían adoptar en relación con la entidad del apartheid, sobre todo con sus limpiezas étnicas que diseñan vis-à-vis con los palestinos.

Durante la reciente revolución egipcia que derrocó al tirano, Hosni Mubarak, Israel y sus tentáculos sionistas y masónicos en Europa y América del Norte presionaron a los círculos gubernamentales para hacer lo que puedan para proteger y preservar al decadente régimen de Mubarak, pero por supuesto sin éxito.

Detrás de la cortina, los círculos sionistas israelíes alistaron al Congreso de los EE.UU. y la Casa Blanca y a la gran prensa, a los efectos de ejercer presión sobre las fuerzas armadas egipcias para que supriman violentamente las protestas masivas en todo Egipto, que exigían la liberación de las garras del régimen títere sionista.

En efecto, los funcionarios israelíes, que no paran de balbucear acerca de la democracia y sus valores sublimes, habrían estado más que felices de ver al régimen egipcio con sus fuerzas de seguridad, mercenarios o matones a sueldo comportándose en forma similar a la que lo hicieron los mercenarios y matones del dictador libio Muamar Gadafi en los últimos días, es decir, masacrando a los manifestantes pacíficos que exigían libertad.

Sin embargo, era lo suficientemente claro, desde el principio que el poder del pueblo egipcio finalmente prevalecería, y que incluso el ejército, con sus complicados cálculos, no sería capaz de hacer ciertas cosas, como lo exige o desea Washington y su verdadero maestro sionista, a 8.000 kilometros hacia el este.

Finalmente, los matones sionistas de Tel Aviv tuvieron que resignarse al hecho de que Mubarak y su régimen sería enviado al basurero de la historia y que el hombre o los hombres de Israel en El Cairo ya no estaban a su servicio.

Sí, el ejército sigue a su servicio, por el momento, lo que probablemente le da a la supremacía sionista cierto consuelo, aunque en forma temporal. Sin embargo, es claro que un nuevo amanecer ha llegado a El Cairo y que este amanecer definitivamente no es del gusto de Israel. De hecho, los aspirantes al nuevo gobierno de Egipto, odian a Israel y al sionismo y ven a la entidad Zio-nazi como un enemigo verdadero e infame, puro y simple.

Pero esto no quiere decir que los sionistas y sus aliados se den por vencidos. Los perros falderos de Tel Aviv en Washington están advirtiendo acerca de la Hermandad Musulmana egipcia y la necesidad de excluir a esos islamistas moderados de cualquier gobierno post-Mubarak.

Esta demanda supera todos los límites, viniendo de un régimen que incluye, en general bajo su paragua, partidos manifiestamente fascistas que atribuyen al estado racista e infrahumano la potestad de excluir de su población a quien no se adhiere a la fe judía.

Por lo tanto, uno realmente se siente ofendido por un gobierno que no sólo otorga plenos derechos democráticos para gente como Ovadia Yosef, sino que además permite que se conviertan en responsables de reinos poderosos en la arena política israelí.

Para aquellos que no saben de Yosef, es el mentor religioso del partido integrista Shas, que tiene cientos de miles de partidarios y seguidores a su entera disposición. Shas es también un socio clave de la coalición en el gobierno israelí.

Hace unos meses, Yosef fue citado diciendo que todos los no-Judios en el mundo son efectivamente burros que Dios Todopoderoso creó exclusivamente para servir a la raza superior, el pueblo elegido!

O considerar otros partidos políticos representados en el gobierno de Israel y en la Knesset, como la Unión Nacional, el Hayahudi Bayt, o los numerosos grupos políticos judeo nazi o cuasi-nazi que son una característica permanente en el sistema político israelí, que llegan a adoptar plataformas descaradamente racistas que aún ni Adolpth Hitler y Joseph Stalin llegaron a pensar.

De acuerdo con recientes encuestas de opinión pública en Israel, más del 50% de los israelíes cree que los no judíos no deberían disfrutar de la igualdad de derechos por la razón exclusiva de ser goyim


No judíos, o gentiles.

Hace unos meses, el gobierno israelí aprobó un proyecto de resolución que obliga a todos los ciudadanos no-judíos a jurar lealtad al estado de apartheid como un estado judío.

Los propagandistas y apologistas israelíes a menudo utilizan el engaño en los medios de comunicación, reivindicando a Israel como un estado judío y a su vez democrático.. Pero esto es una broma de mal gusto, ya que Israel no puede ser Talmudico y democrático al mismo tiempo, ya las leyes del Talmud y las leyes democráticas representan antitéticas. Son una especie de contradicción inherente.

A la vista, uno podría preguntarse ¿qué derecho moral tienen estos matones y arrogantes sionistas para exigir que un cierto segmento de los egipcios sea excluido del proceso democrático? Esto es pura insolencia, arrogancia y depravación moral..

Sin dudas el régimen de sionista seguirá meticulosamente observando los acontecimientos en Egipto para asegurarse que los verdaderos patriotas egipcios que se opusieron al nazismo israelí no ocupen ninguna posición de influencia en el siguiente gobierno egipcio.

Según fuentes confiables, Israel esta presionando a Washington para asegurarse que los lazos de seguridad entre el estado de apartheid y Egipto permanezcan fuera de la responsabilidad de cualquier gobierno elegido..

Israel también ha pedido a Washington que presione a todos los candidatos a Presidente o Primer Ministro para afirmar su compromiso con el llamado Tratado de Paz que el ex presidente egipcio Anwar Sadat firmó con el ex primer ministro sionista Menachem Begin, en 1978.

Israel también está presionando a Washington para "neutralizar" a "ciertos generales egipcios que han expresado sus reservas ante las exigencias estadounidenses en este sentido.

Dennis Ross, un veterano judio-americano, partidario fanático de Israel, se ha encontrado recientemente con varios activistas judíos americanos, para manifestarles que la administración Obama estaba ejerciendo toda su influencia para asegurar que el siguiente gobierno egipcio se abstenga de adoptar las políticas o los soportes que podrían ser vistos como perjudiciales a los intereses israelíes.

Israel también pedirá a Washington asegurarse que las revoluciones árabes no causen un desequilibrio drástico entre las fuerzas moderadas (las fuerzas que se adapten y convivan con el sio-nazismo) y las fuerzas de la resistencia.

En cuanto a la causa palestina, Israel en realidad intimida a Washington para que advierta a El Cairo contra la demostración de cualquier gesto positivo hacia Hamas o Hizbullah. En realidad a Israel le haria un grato favor mirar que el nuevo régimen egipcio continúe la misma política del anterior régimen de Mubarak, a saber, el

perfeccionamiento y el endurecimiento nazi, como el bloqueo de la Franja de Gaza y el chantaje, e incluso obligar a la dirección de la OLP en Cisjordania a entregarse con eficacia a los hechos consumados israelíes.

No hay duda que uno de los motivos mas importantes detrás de la caída del régimen egipcio era su servilismo percibido ante los círculos sionistas y la alianza no declarada pero activa entre Mubarak y el régimen Zio-nazi contra los Palestinos atormentados, sobre todo en la Franja de Gaza donde el régimen fenecido con eficacia se puso del lado de Israel contra un pueblo árabe amigo.

También fue traidor y criminal: traidor porque el líder o los líderes del estado árabe más grande y más poderoso en ningún caso deben estar sometidos ante los matones sionistas en la Palestina ocupada, donde despiadadamente llevan adelante sus políticas de limpiezas étnica contra el pueblo palestino.Y criminal, porque estan atormentando, hambreando y matando a personas inocentes con el fin de complacer y aplacar a Israel y a los judíos que ocuparon el Congreso de los Estados Unidos, mucho más de los normales cálculos políticos.

Por lo tanto, el nuevo gobierno revolucionario en Egipto debe llevar a cabo una completa y absoluta salida de la vieja política de Mubarak, políticas que condujeron a la muerte y mutilación de miles de inocentes compatriotas árabes y musulmanes y a devorar por parte de Israel, franjas adicionales de la tierra Palestina en beneficio de los colonos judíos, así como los nazis, pensando que el mundo fue creado por el Todopoderoso excluvisamente para ellos.

En cualquier caso, no puede haber verdadera democracia en Egipto, sin permitir que el pueblo egipcio se exprese y encarne su verdadera posición vis-à-vis con Israel, el mismo estado cuya estrategia se basa todavía en el debilitamiento político, económico y militar de Egipto.

Fuente: Centro de Información Palestina


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">