Imprimir
ENVIAR |

"Los musulmanes de EE.UU. denuncian la violación de sus Derechos Civiles"

PI14/03/11 Representantes de la población musulmana de EEUU denunciaron hoy en el Congreso la violación creciente de sus derechos civiles, como ocurrió con los afroamericanos hace décadas, en una tensa audiencia en la que se trató sobre la presunta radicalización de sus miembros.

Representantes de la población musulmana de EEUU denunciaron hoy en el Congreso la violación creciente de sus derechos civiles, como ocurrió con los afroamericanos hace décadas, en una tensa audiencia en la que se trató sobre la presunta radicalización de sus miembros.

El propio enunciado de la audiencia, que da por sentado un giro hacia el islamismo más radical del colectivo musulmán, ha desatado una intensa polémica en los últimos días, que ha hecho intervenir a organizaciones de derechos humanos, colectivos musulmanes e incluso a la Casa Blanca.

Las principales críticas se dirigieron hacia el promotor de la audiencia, el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, el republicano Nueva York Peter King, a quien muchos han acusado de promover el odio racial al señalar a los musulmanes como una amenaza para la seguridad del país.

En días pasados, King llegó a asegurar que el 80 por ciento de las mezquitas en suelo estadounidense están contaminadas por el radicalismo, y citó encuestas de opinión para subrayar el "gran apoyo" que el terrorismo suicida tiene entre los hombres musulmanes.

En un ambiente caldeado, la audiencia vivió momentos tensos y emotivos, como cuando tomó la palabra uno de los dos legisladores musulmanes del Congreso, el demócrata de Minnesota Keith Ellison. El demócrata no pudo evitar que se le saltaran las lágrimas al denunciar que la audiencia era un ejemplo más de la "caza de brujas" a la que está sometida su comunidad, especialmente desde los ataques del 11 de septiembre.

"Estamos viendo las consecuencias del odio contra los musulmanes", dijo Ellison en su testimonio. Tanto él como otros representantes de esta minoría denunciaron que la propia audiencia estaba minando sus esfuerzos de luchar contra el extremismo mediante la inclusión social y el civismo.

Una legisladora demócrata de California, Laura Richardson, no dudó en asegurar que "la discriminación que sufrimos los afroamericanos en los años 40 y 50, la padecen ahora los musulmanes". Denunció además la paradoja de que se apunte a los musulmanes como germen del terrorismo doméstico, cuando casi el 25 por ciento de los complots desarticulados en este país en los últimos años procedían de grupos supremacistas blancos.

En su intervención en la audiencia, King ofreció un discurso más moderado que en los últimos días, al reconocer que "una abrumadora mayoría de los musulmanes estadounidenses son unos ciudadanos excelentes". Pero volvió a la carga al afirmar que la investigación que estaba iniciando el Congreso por la radicalización de los musulmanes, y que se prolongará con nuevas audiencias, respondía directamente a "las alertas urgentes que ha lanzado el Gobierno de Obama en los últimos meses" sobre posibles complots terroristas.

Las afirmaciones de King fueron rápidamente respondidas por el demócrata de mayor rango del comité, Bennie Thompson, de Misisipi, quien indicó que más que ayudar en la lucha contra el terrorismo, la propia audiencia servirá para "inspirar a nuevas generación de terroristas suicidas".

Los promotores de la audiencia invitaron a participar a dos ciudadanos musulmanes con familiares envueltos en grupos radicales. Melvin Bledsoe habló de cómo su hijo fue captado por elementos extremistas y detenido en Yemen, en tanto que Abdirizak Bihi, del Centro Somalí por la Educación, explicó como su sobrino se unió a la Yihad y murió asesinado en Somalia.

Ambos reconocieron la existencia de unidades de captación en algunas mezquitas de jóvenes musulmanes en EEUU, en vista de lo ocurrido con sus familiares, pero también aseguraron que no se puede generalizar a todo el colectivo.

"El 99,9 por ciento de los musulmanes somalí-americanos son buenos ciudadanos y están agradecidos por las oportunidades que les ha ofrecido el país, y dispuestos a trabajar duro para lograr su sueño", dijo Bihi. Melvin Bledsoe indicó, por su parte, que lo que le ocurrió a su hijo "no es lo normal. Tengo otros familiares que son musulmanes y que viven de una forma moderna, en paz y en cumplimiento de la ley". No obstante, advirtió que EEUU debe afrontar una lucha contra los elementos extremistas que "violan las mentes de ciudadanos estadounidenses en suelo estadounidense".

"Una cosa es segura: si nos ha pasado a nosotros, volverá a pasar otra vez. Y quizás las víctimas ya no tendrán la piel oscura, como nosotros, sino que será rubio con ojos azules". Por favor, eviten que vuelva a pasar", dijo al Congreso.

Con motivo del inicio de estas audiencias, la organización defensora de derechos humanos Human Rights Watch alertó del peligro de que se confunda "injustamente el Islám con la violencia", y se fomente "la discriminación contra una minoría de la población".

"La voz del Congreso estadounidense es potente, y la oirá cada musulmán que se manifieste pacíficamente en apoyo a la libertad en Egipto, Túnez y Libia", afirmó Antonio Ginatta, director de Incidencia Política para EEUU de Human Rights Watch.

"El Congreso -añadió- no debería dedicarse a evaluar ni el patriotismo ni la lealtad de una comunidad religiosa".

Fuente: ABNA


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">