Imprimir
ENVIAR |

Tras represión, Bahrein ofrece diálogo y recibe apoyo regional

PI14/03/11 El Gobierno de Bahrein propuso hoy dialogar con opositores chiitas, un día después de una brutal represión contra manifestantes en esta capital y de recibir refuerzo policial de países del Golfo Pérsico para sofocar las protestas.

Los principales grupos de la oposición chiita, que constituyen la mayoría de la población en este archipiélago del Golfo, rechazaron el ofrecimiento del rey jeque Hamad bin Isa Al Khalifa, y criticaron el uso desmedido de la fuerza contra civiles.

"No diálogo", gritaron cientos de inconformes en la plaza de La Perla del centro de Manama, mientras el grupo opositor Al-Wefaq consideró inútil platicar si la familia real rechaza el reclamo de renuncia del Gobierno y la instauración de una monarquía constitucional.

Los soldados gubernamentales dispararon el domingo a quemarropa con balas de goma, lanzaron gases lacrimógenos y propinaron bastonazos para desalojar a manifestantes que bloquearon la carretera Rey Faisal que da acceso al estratégico distrito financiero de Bahrein.

Estimados no oficiales refieren que más de 100 personas resultaron heridas en la que se consideró la jornada más represiva desde la muerte de siete activistas durante las protestas iniciadas el pasado 14 de febrero, que causaron también cientos de lesionados.

El consejero de la casa real Al Khalifa y exministro de Información Nabil Al-Hamer, afirmó al canal satelital saudita Al Arabiya que fuerzas policiales de países vecinos "ya arribaron a Bahrein para ayudar a mantener el orden y la seguridad".

Al-Hamer se refirió a efectivos de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Kuwait, los Estados más prósperos del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que también integran Bahrein y Omán.

Los mandatarios del CCG aprobaron la semana pasada un fondo de 10 mil millones de dólares para Manama y otro similar para Muscat, a fin de ayudar con proyectos constructivos y sociales a sofocar la convulsión callejera en los reinos bahrainí y omaní, respectivamente.

La represión desmedida coincidió con reportes de una visita a esta isla del secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, denunciada por los opositores como un acto injerencista de Washington.

Estados Unidos, que mantiene emplazada en este reino del Golfo Pérsico su quinta flota naval, evitó condenar la violencia policial y se limitó a proponer a las autoridades emprender un "diálogo pacífico y significativo con la oposición, más que recurrir a la fuerza".

Fuente: Prensa Latina


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">