Imprimir
ENVIAR |

Sublevación del pueblo de Bahréin, causas y características

PI08/03/11 La ola de los levantamientos populares contra los sistemas hegemónicos se ha extendido hacia el archipiélago de Bahréin en el Golfo Pérsico.

En estos días los medios de comunicación y los círculos políticos informan mucho sobre los levantamientos populares en Egipto, Túnez, Libia, Yemen y Jordania pero en cuanto a Bahréin parece existir una especie de censura. Incluso los países occidentales especialmente EEUU que intenta mostrar su apoyo a los levantamientos de los pueblos, no ha mostrado mayor reacción respecto a la sublevación del pueblo de Bahréin.

La sublevación del pueblo de Bahréin tiene similitudes con los levantamientos de otros países islámicos al tiempo que tiene características especiales lo que ha llevado a los medios de comunicación árabes como Al Jazeera y al gobierno de EEUU a considerar diferentes enfoques al respecto.

Una característica importante de Bahréin es su composición demográfica - religiosa. Los chiitas forman casi el 70 % de la población de un millón de personas en este país.

Pero siempre todos los órganos del gobierno han estado en manos de la familia sunita Al Khalifa. De hecho, el pueblo de Bahréin además de estar bajo el dominio de una sola familia, como los gobiernos despóticos de Mubarak en Egipto, Ben Ali en Túnez, Gadafi en Libia, los activos de este país están a disposición de esta familia, amén de que el pueblo sufre una discriminación étnica-religiosa.

Los monarcas de Bahréin tanto antes de la separación de este país de Irán como después del anuncio de la independencia en 1970, aplastaron todos los movimientos populares de los chiitas y mataron a sus líderes o los encarcelaron.

En la década 1990, decenas de personas resultaron muertas o heridas y otro ciento fue enviada a la cárcel tras el levantamiento de los chiitas que clamaban la democracia y la eliminación de la discriminación.

El rey actual de Bahrein, Jeque Hamad Bin Isa Al Khalifa, cuando llegó al poder en 1999, prometió la realización de una reforma política e incluso aprobó una carta titulada Carta de Acción Nacional. Pero no se cumplieron estas promesas y fueron en vano los esfuerzos del pueblo de Bahréin para obtener la libertad.

Tras los recientes acontecimientos en el Oriente Medio, han aumentado las demandas del pueblo de Bahréin que pide el cambio del gobierno monárquico a un sistema democrático, independiente y sin intervención extranjera, pero ya no confía en las repetidas promesas de la familia Al Khalifa.

Cabe destacar que la familia Al Khalifa sin el apoyo de Gran Bretaña y EEUU no hubiera podido gobernar sobre la mayoría chiita. Bahréin antes de separarse de Irán tenía el apoyo de Inglaterra. Básicamente los colonialistas europeos y Estados Unidos siempre han prestado una especial atención a esta isla.

Remontándonos en la historia, este país estaba bajo el control de Portugal e Inglaterra y a partir del año 1970 quedó bajo el dominio de EEUU. Un año después de la independencia de Bahréin en 1971, el rey de este país rubricó un acuerdo militar conjunto con EEUU.

Tras la guerra impuesta de Saddam, presidente de Irak, contra Irán que se llevó a cabo con el apoyo de EEUU y también debido a la invasión de EEUU contra Irak en 1991 para liberar Kuwait, ocupado por Saddam, aumentó la presencia militar de EEUU en el Golfo Pérsico.

Desde 1993 la comandancia de la Armada de EEUU se estableció en Bahréin y este país en julio 1995 acogió a la quinta flota marítima del país norteamericano.

Esta flota está a cargo de preservar los intereses ilegales de EEUU en el Golfo Pérsico, en el Mar de Omán, el Golfo de Adén y parte del Mar Rojo.

El pasado 26 de mayo, la Armada de EEUU inició la ejecución del plan para desarrollar la base de la quinta flota marítima de EEUU en el puerto Salman en el Este de Manama, capital de Bahréin.

El gobierno de EEUU al ejecutar dicho plan pretende aumentar las capacidades militares de su quinta flota marítima aunque los recientes acontecimientos en Bahréin han puesto en incertidumbre todo.

El gobierno de EEUU para dominar las grandes reservas de petróleo existentes en el Golfo Pérsico, necesita mantener su presencia militar en Bahréin y, en este sentido ningún gobierno como la familia de Al Khalifa en Bahréin podría ayudarle, por ello el gobierno de EEUU de cualquier forma posible, como por ejemplo animar al rey de Bahréin a hacer concesiones políticas a los chiitas, busca proteger el sistema monárquico de Al Khalifa en Bahrein.

Los gobiernos europeos y los EEUU con el apoyo de los jeques del Golfo Pérsico garantizan sus intereses ilegales en la región estratégica del Golfo Pérsico y en el Oriente Medio, pero los expertos políticos sostienen que ya ha terminado la época de tales gobiernos .

Los países occidentales y los jeques del Golfo Pérsico están preocupados porque cualquier cambio político en Bahréin afectará otros jeques del Golfo Pérsico.

Hoy en día la familia Saud reprime mucho más que el gobierno de Bahréin los levantamiento de su pueblo ya que Arabia Saudita considera al gobierno de Bahréin como la primera trinchera ante las olas de protestas populares.

La familia Saud en Arabia Saudita y otros jeques del Golfo Pérsico al prometer realizar reformas política-económicas intentan impedir que las protestas se extiendan a sus territorios.

Por un lado amenazan con reprimir y por el otro dan la promesa de realizar reformas económica-políticas. Todo lo anterior muestra las confusiones de dicha familia ante la sublevación del pueblo de Bahréin.

La censura de los acontecimientos del archipiélago y la indiferencia de EEUU y de los gobiernos occidentales a las demandas del pueblo de este país no tendrán otro resultado sino la vergüenza para los seudo propugnadores de la democracia y libertad.

Fuente: Irib



Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">