Imprimir
ENVIAR |

Castigo colectivo y repugnante en el poblado de Nabi Salah en los Territorios Ocupados

PI24/02/11 Resulta que durante varios minutos, los soldados rociaron con agua podrida (agua de cloaca) las casas en el centro del pueblo, aunque la maldad no quedo ahí sino que también tiraron agua en los techos de las casas palestinas donde se sabe, a falta de agua potable, las familias palestinas juntan el agua que queda de las lluvias.

Los soldados también rociaron el cementerio del pueblo con la misma agua podrida.
Con la intención de dispersar la manifestación, que ya había terminado en ese momento, el ejercito israelí lanzo varias bombas de gas lacrimógeno y terminó rociando a los residentes y sus fuentes de agua en una clara intención de humillarlos y contaminar sus escasas y precarias fuentes de agua.

Desde enero de 2010 se llevan a cabo manifestaciones semanales en la localidad de Nabi Salah, un pequeño poblado ubicado en el distrito de Ramallah, dichas protestas suceden en contra de los colonos que intentan sin descanso anexionarse mas y mas tierra de los nativos palestinos. Desde el comienzo, estas manifestaciones se han encontrado con violentas respuestas por parte del ejército israelí, incluyendo el uso masivo de gases lacrimógenos, balas de goma y en algunas ocasiones municiones reales contra la gente que vive en el pueblo.

El pasado viernes 18 de febrero las medidas represivas israelíes venían acompañadas de un mal olor. Después de que el ejército invadió el pueblo, siete manifestantes fueron detenidos, dos palestinos, 4 israelíes y un activista internacional, luego de algunas horas todos recobraron su libertad.

Ya con el ejercito adentrado en el pueblo y luego de varias horas de represión con gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes y cualquier persona que se encontrara en las calles, militares llegaron de la aldea de Bil'in, poblado donde también de forma semanal se organizan manifestaciones y donde el ejército de Israel utiliza las mismas tácticas contra los manifestantes no violentos.

Un camión cisterna con agua contaminada arribo con los uniformados a Nabi Salah. Los comandantes regionales del ejército decidieron utilizar el sobrante que no fue utilizado en Bil’in para castigar colectivamente a los manifestantes de Nabi Salah. Una vez terminada la manifestación, el camión con agua podrida ingresó en el centro del pueblo rociando ventanas, paredes y techos de las casas terminando su incursión en el cementerio local.

Vale destacar que esta técnica de dispersión no es nueva, el ejercito lleva ya dos años ultilizando estos camiones con agua en mal estado y dispersando chorros de gran potencia a los manifestantes que concurren a las mismas en los territorios ocupados.

El contenido del agua, junto con sus impactos a largo plazo no se conocen, aunque su impacto inmediato provoca náuseas y dolores de cabeza. Incluso después de un lavado de las zonas afectadas, ya sea ropa o piel, el olor continúa durante varios días.
Rociar los tejados con esta agua en mal estado, impidió la recolección de agua de lluvia en estos últimos días, que se situaban entre los más lluviosos de este invierno.

Fuente: Palestina Libre


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">