Imprimir
ENVIAR |

Dominación imperialista. EEUU aplica una estrategia de redes militares en el Golfo Pérsico

PI23/02/11 En Bahréin, a donde llegaron las manifestaciones antigubernamenteles como onda expansiva desde Túnez y Egipto, Estados Unidos dispone de 4.000 hombres, según la fuente.

Washington.- Estados Unidos, inquieto por las manifestaciones antigubernamentales en Medio Oriente, ejerce su influencia en la región gracias a una red de instalaciones militares y un acceso privilegiado que le ofrecen los regímenes de la región.

La protección de las rutas marítimas del Golfo Pérsico por las que transitan miles de tanqueros y el establecimiento de un cordón al oeste del Golfo para oponerse a las ambiciones de Irán están en el centro de esta estrategia, citó AFP.

Más que grandes bases semejantes a las que dispone en Japón o Alemania, la estrategia de Estados Unidos en la región se apoya en los derechos de sobrevuelo y una red de bases cuyo acceso es negociado con los países amigos, como los Emiratos, Qatar, Omán, Kuwait y Arabia Saudita.

En total, unos 27.000 militares estadounidenses se encuentran actualmente en la región, confió un responsable militar a la AFP.

En Bahréin, a donde llegaron las manifestaciones antigubernamenteles como onda expansiva desde Túnez y Egipto, Estados Unidos dispone de 4.000 hombres, según la fuente.

Este pequeño reino del Golfo Pérsico, donde la oposición reclama la dimisión del gobierno, tiene importancia estratégica para Washington, que alberga el cuartel general de su V Flota, responsable del mar Rojo, el Golfo Pérsico y el mar Arabe.

Cuatro buques de desminado estadounidenses se encuentran en Manama, al menos un portaaviones, sus naves de escolta y los 80 aviones y helicópteros que embarca, permanecen en la zona, fundamentalmente para apoyar las acciones en Afganistán y de oposición a Irán.

La pérdida de facilidades de acceso a un país tras un cambio de régimen no será en sí catastrófico gracias a la red tejida en la región, pero sí los sería la pérdida de todo el entretejido, explicó David Aaron, un ex miembro del Consejo de Seguridad Nacional y experto del centro de estudios RAND.

"Antes de tener esta base en Bahréin, gestionábamos la V Flota de otra forma. Era duro para los marinos, pero no imposible", indicó.

En 2003, el ejército estadounidense casi se retiró completamente de Arabia Saudita para instalarse en Qatar y Omán.

Pero "lo que puede estar en juego es la capacidad de tener fuerzas en el Golfo para tranquilizar a nuestros aliados" frente a Irán, ubicado al este del Golfo, explicó Aaron.

"Si perdemos todo a causa de los disturbios, sería un golpe terrible para nuestra capacidad de disuadir a Irán", estimó.

De Egipto al Golfo, las fuerzas armadas estadounidenses disponen de una quincena de instalaciones para reabastecer a los buques que transitan por la región.

Disponen asimismo de varios centros logísticos, gerenciados por empresas privadas como DynCorps, de acuerdo con el sitio web especializado GlobalSecurity, donde almacenan víveres, repuestos, vehículos y municiones.

Estados Unidos no deja de buscar nuevos puntos de apoyo, como Yibuti desde 2002. En la primavera (boreal) de 2010, Eritrea le negó a Washington la utilización de una base naval en Assab, sobre el mar Rojo.

Este entretejido permite multiplicar las opciones: en Yemen, cerca de un centenar de estadounidenses entrenan a las fuerzas locales en la lucha antiterrorista. Pero los puntos de apoyo en países vecinos como Yibuti u Omán constituyen locaciones prácticas para lanzar los aviones no tripulados Predator contra las fuerzas de Al Qaida en el país.


Fuente: El Universal

Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">