Imprimir
ENVIAR |

Bombardeo mediático de la CNN contra Irán

PI21/02/11 En Teherán la gente camina tranquila por sus calles. Mujeres y hombres realizan su vida cotidiana en un ambiente de respeto entre rosari, magné y chador. No obstante, protestas aisladas, convocadas por la oposición al Gobierno de Ahmedinejad, y que políticamente se cuelgan de la manifestación popular en Egipto contra el régimen dictatorial de Mubarak, están siendo para las grandes cadenas de comunicación, defensoras del imperialismo norteamericano, el ingrediente ideal para mostrar al mundo como si el pueblo iraní estuviese mayoritariamente contra su administración, hecho que dista mucho la realidad.

En las manifestaciones, lideradas por el opositor Mehdi Karroubi- quien fuese presidente de la Cámara de Diputados- uno de los grupos reaccionarios se encontraba armado; hubo disparos y resultó muerto un Guardián de la Revolución y un joven estudiante a favor de Ahmadinejad.

El trágico suceso no fue comunicado con precisión por los medios del capital, quienes se limitaron a informar que murieron dos personas, sin identificar responsables y dando a entender como si los muertos fueran resultado de la acción de la policía iraní.

Posterior a ello, en el Congreso iraní, varios parlamentarios, a viva voz, solicitaron la condena a muerte de los convocantes: Karroubi y Mir-Hossein Mousavi, quienes han señalado públicamente que no temen a la posición del Gobierno.

La fatal sentencia se ha hecho clamor popular en las calles de Irán. El miércoles 16 de febrero dieron sepultura a uno de los fallecidos, donde hubo manifestaciones de repudio contra los opositores, y en las que tomaron parte hombres y mujeres, quienes portaban carteles de los Ayatolás Jamenei y Jomeini, y otros en los que se leía "Down with USA" (abajo Estados Unidos), los que se hicieron nuevamente visibles en el sector conocido como Bazar de Teherán. Esto, tras el multitudinario 11 de febrero recién pasado (Día de celebración del triunfo de la revolución de la República Islámica de Irán).

Y si bien es cierto que existe oposición a Ahmedinejad, sobre todo en las clases más acomodadas y entre los comerciantes, la gran mayoría del pueblo iraní apoya al presidente electo democráticamente. Elección que la oposición reclamó como fraudulenta, sin pruebas fehacientes ni éxito en su cometido.

Por su parte el líder supremo de Irán, la autoridad político religiosa, el Ayatolah Ali Khamenei, acusó a las potencias occidentales de pretender desestabilizar la revolución islámica, por miedo a que ésta sirva de modelo para Medio Oriente.

Mientras tanto, en Egipto avanza el proceso que aún no puede calificarse de revolucionario, y al que hay que estar atento. En países como Bahrein, donde aún existe monarquía, los pueblos comienzan a salir a las calles, tal como ocurrió en el país de las pirámides y en Túnez.

Los levantamientos populares son seguidos de cerca por las cadenas televisivas del capitalismo como CNN, cuyas imágenes sirven de apoyo para discursos islamofóbicos de Obama o Hillary Clinton, o bien para sacar ventaja y tratar de dar conducción al proceso mediante videos o tele política. Sin embargo, el sentimiento de rechazo hacia el imperio noroccidental parece multiplicarse de la mano de Alá por los países en que la Fe del pueblo por su emancipación, recobra nuevos bríos.

Fuente: El Ciudadano


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">