Imprimir
ENVIAR |

Consejo de Seguridad y asentamientos israelíes

PI17/02/11 Una creciente expectativa domina hoy a Naciones Unidas ante la posibilidad de que el Consejo de Seguridad someta a votación mañana una condena a la construcción de asentamientos israelíes en los territorios palestinos.

Se trata de un proyecto presentado hace más de un mes y que cuenta con el respaldo de más de 120 países, pero que estaba envuelto en discretos forcejeos entre los 15 miembros de ese órgano de la ONU.

Según trascendidos, el representante de Palestina ante la organización mundial, Riyad Mansour, pidió que el documento sea votado este viernes, solicitud derivada de una reunión sostenida hace dos días por el grupo de países árabes de la ONU.

En ese encuentro fue desechada una propuesta de compromiso presentada por Estados Unidos para tratar de suavizar el contenido de la iniciativa, lo que deja en suspenso un eventual veto de la delegación norteamericana al proyecto de resolución.

Sería la primera vez que la actual administración del presidente estadounidense, Barack Obama, hace uso de ese privilegio reservado a los cinco miembros permanentes del Consejo (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China).

Washington trata de justificar su posición con el argumento de que las cuestiones de las negociaciones entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) deben ser tratadas en el plano bilateral y no en el foro de la ONU.

La letra del documento reitera el reclamo a Israel para que detenga toda acción relacionada con los asentamientos de colonos judíos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén oriental.

Asimismo, considera que esas edificaciones levantadas desde 1967 son ilegales y constituyen un importante obstáculo al logro de una paz justa, duradera y amplia.

La actividad colonizadora de Tel Aviv provocó en septiembre pasado la retirada de la ANP de las conversaciones recién entonces reanudadas con Israel, con la mediación de Estados Unidos.

El pasado lunes las autoridades israelíes aprobaron la construcción de 120 nuevas viviendas en el asentamiento de Ramot, localizado en Jerusalén oriental.

Hace una semana Rusia propuso el envío de una delegación del Consejo de Seguridad al Medio Oriente para tratar de avanzar hacia una eventual reactivación de las conversaciones interrumpidas desde hace cinco meses.

La iniciativa fue dada a conocer por el representante permanente de Moscú ante la ONU, Vitali Churkin, quien recordó que desde 1979 ninguna misión del Consejo visita esa región. El diplomático justificó un viaje de ese tipo y nivel con la preocupante situación en el área, la parálisis de las negociaciones y la fragilidad del panorama medioriental.

Asimismo, sugirió que el periplo puede abarcar a Israel, la parte occidental del río Jordán, la Franja de Gaza, Siria, Líbano y Egipto.

Churkin opinó que la idea puede reforzar la decisión adoptada el pasado día 5 en Munich por el llamado Cuarteto para el Medio Oriente, integrado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU.

Ese mecanismo urgió a eliminar los obstáculos que afectan el proceso de paz y el diálogo dirigido a poner fin a la ocupación de los territorios palestinos y a alcanzar una solución de dos Estados (israelí y palestino).

Fuente: Prensa Latina


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">