Imprimir
ENVIAR |

Líderes latinoamericanos esperan transición pacífica en Egipto

PI13/02/11 La noticia del fin de los treinta años del régimen de Hosni Mubarak en Egipto fue recibida en Latinoamérica con un llamado unánime a una "transición pacífica" hacia un nuevo Gobierno y con críticas de Venezuela y Ecuador al papel de Estados Unidos en la crisis, reseña el sábado un informe de la agencia France Presse.

Anota que varios líderes latinoamericanos manifestaron su apoyo al pueblo egipcio después de que el vicepresidente, Omar Suleimán, anunciara que Mubarak entregaba el poder a las Fuerzas Armadas, debido a "las difíciles circunstancias que atraviesa el país".

El Presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ofreció los buenos oficios de su país para desde el Consejo de Seguridad de la ONU -donde Colombia ocupa actualmente, junto a Brasil, un asiento en calidad de miembro no permanente- apoyar una "transición pacífica" que conduzca a "un sistema democrático efectivo" en Egipto.

Por su parte, Brasil hizo votos para que esta transición "transcurra dentro del respeto a las libertades políticas y civiles y a los derechos humanos de la población", tras calificar a Egipto de "país amigo, que, además de aliado relevante, desempeña un papel importante para la estabilidad de Oriente Medio".

Mubarak dejó el viernes el poder presionado por las multitudinarias protestas contra su Gobierno que desde hace 18 días se registran en las calles del país y que dejaron unos 300 muertos y miles de heridos.

La cancillería salvadoreña hizo votos para que Egipto retorne "lo más pronto posible" a la normalidad "con la formación de un nuevo Gobierno que responda a las demandas" del pueblo, producto de elecciones libres y democráticas.

También Argentina expresó su deseo de que esa nación avance en una transición democrática, "en un ambiente de paz", y que ese proceso "haga posible el cumplimiento de la voluntad de la sociedad egipcia, manifestada en las calles en las últimas semanas".

El Gobierno del Presidente boliviano, Evo Morales, destacó, a su vez, "el coraje y la voluntad del pueblo egipcio que expresó en forma pacífica la necesidad de llevar adelante reformas sustanciales que permitan la consolidación de la democracia en ese país".

Mientras el gobernante ecuatoriano, Rafael Correa, se refirió a la crisis egipcia al afirmar que Mubarak era el "alfil de Estados Unidos e Israel en África del Norte" y que su caso prueba la "doble moral" de la política exterior estadounidense.

"Si eres mi amigo eres bueno, así seas el más grande dictador o atentes contra los derechos humanos, pero si no eres mi amigo, por más que respetes los derechos humanos, ganes todas las elecciones, sigues siendo un malvado, un dictador", apuntó.

El despacho de AFP señala que esa percepción se observa cuando EE.UU. critica a los Gobiernos democráticos de Venezuela, Ecuador o Bolivia, según Correa.

En la misma línea se pronunció el canciller venezolano, Nicolás Maduro, quien aseguró que es "repudiable, realmente (...), cómo se pretende desde Washington (..) dirigir a un país del poder de Egipto".


Fuente: ABI


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">