Imprimir
ENVIAR |

Argentina en Arabia y la opción comercio Sur-Sur

PI14/01/11 Las naciones del Tercer Mundo, la Argentina incluida, deben alentar su comercio mutuo para sortear la exacción imperialista mediada por las empresas transnacionales porque sólo así los pueblos podrán encarar, o afianzar, sus incipientes procesos de liberación.

Tales ideas se expusieron con esos mismos (hoy vetustos) términos, y lograron amplia popularidad cuatro décadas atrás entre los países pobres de tres continentes. Muchos de ellos, colonias o neocolonias dependientes y saqueadas por las metrópolis capitalistas, para seguir con aquel desactualizado léxico.

También perdió modernidad otro axioma todavía más añoso: la definición política referenciada en el Movimiento de Países No Alineados, de cuya fundación se cumplirá este año medio siglo.
Prehistoria pura, esos objetivos se enmarcaban en otro ambicioso sueño: el Nuevo Orden Económico Internacional.

Ese conjunto de propuestas llegó incluso al rango de política oficial en organismos de Naciones Unidas. Por caso, la UNCTAD, que -debe admitirse- nunca abandonó las banderas del comercio Sur-Sur.

Lo cierto, con todo, es que esa bandera de justicia fue perdiendo su color, desflecada por el vendaval neoliberal de los años 80 del siglo pasado.

Pasemos ahora a 2011 y usemos los vocablos adecuados a la época: multilateralismo, cooperación, desarrollo. Ahora se dice Mercosur (negocios más dimensión social); Unasur, como sostén democrático en la región. Y en el mundo, Grupo de los 20, con claras metas de reforma de la arquitectura financiera internacional, para superar modelos impulsados por el FMI, el BID, el Banco Mundial.

Entre tantas redefiniciones puede concederse, inclusive (aún con reparos), que las multinacionales ya no tienen el aspecto demoníaco del pasado. Lo que hoy está de moda es hablar de cadenas de valor. Todos juntos, grandes y PyME, nacionales y extranjeras, para crear riqueza y repartirla entre cada vez más. Esto último, claro, debería ser un proceso rápido y profundo, lo que aún está por verse. Pero en fin, es lo que hay.

Tantos giros en el tiempo no modificaron el concepto básico de la relación Sur-Sur, que ahora suma las inversiones al comercio. La Argentina se benefició largamente de esta modalidad en los últimos años, cuando volcó su mirada hacia Brasil, Venezuela, el resto de América del Sur, China, India, etc. La segunda vuelta en esta tendencia está en vías de concretarse, nada menos que con los países árabes.

Se trata de buscar socios estratégicos cara a cara. "No podemos continuar desarrollando relaciones comerciales y políticas con los países árabes a través de intermediarios, a través de Europa", apuntó días atrás el canciller Héctor Timerman.

El empresario argentino Julio Yazbeck Jozami, abundó: "La triangulación a través de terceros países es responsable, en parte, de retardar nuestra actividad exportadora con los árabes, y otro tanto ocurre con las importaciones, quizás en mayor grado".

"Hemos comprado a países europeos fosfatos, corcho, abonos minerales y químicos, dátiles y un sinnúmero de productos árabes, con el consiguiente encarecimiento que deriva de la innecesaria intermediación", explicó Jozami a Télam.

Por fortuna, los relacionamientos, como las palabras en desuso, también pueden mudar. China es el caso paradigmático. A fines de 2010 comenzó además un promisorio diálogo gubernamental con Arabia Saudita.

Kuwait es el primer país que tocará, el próximo lunes, la misión de un centenar de empresarios encabezada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Qatar será el segundo, el martes; luego la delegación se trasladará a Turquía, el jueves.

Países inundados de petróleo y de capitales que buscan destino de inversión; con mercados a los cuales proveer o que sirven de puente hacia regiones de altísimo crecimiento; con tecnologías intermedias y escasa producción propia de alimentos.

La economía argentina tiene algo para ganar en aquella lejana (alejada otrora por prácticas arcaicas e interesadas) geografía.

Fuente: Telam


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15"> t="15">