Imprimir
ENVIAR |

¿Habrá Estado palestino en el 2011?

PI27/12/10 La ofensiva diplomática emprendida por la Autoridad Nacional Palestina parece estar dando frutos. En las últimas semanas, al menos cuatro países latinoamericanos han reconocido a Palestina como "Estado soberano e independiente" dentro de las fronteras de 1967, y otros han anunciado que harán lo mismo el año que viene.

El espaldarazo de Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador llega en un momento clave, con las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos estancadas desde hace tres meses, por la expansión de las colonias judías en los territorios ocupados palestinos.

El mismo ministro de Industria y Comercio israelí, Benjamin Ben- Eliezer, admitió este domingo que, ante la falta de diálogo, "el mundo entero" podría reconocer un Estado palestino antes de un año.

"No me sorprendería si en el 2011, el mundo entero, incluido Estados Unidos, reconoce un Estado palestino", declaró Ben- Eliezer, un ministro del Partido Laborista (centroizquierda) que forma parte de la coalición gubernamental.

Sin embargo, para algunos analistas el hecho de que países como Brasil y Argentina hayan reconocido a Palestina como Estado responde más a una concepción ideológica que tiene América Latina de las relaciones internacionales, y no hace parte de un proceso que pueda modificar algo en el conflicto israelo-palestino.

'Juego de sumas'

Según el investigador y director de Unimedios de la Universidad Nacional de Colombia, Carlos Patiño Villa, este auge de reconocimientos no afecta ni beneficia las negociaciones entre palestinos e israelíes, pues "es un juego de sumas" en el que no pasa nada.

"Eso no pasa de ser más que una especie de bandera antiimperialista contra Estados Unidos en el contexto de Latinoamérica", opina.

Este fenómeno es "un intento de decir que somos parte de un juego geopolítico diferente, en el cual Brasil, además, es ambiguo porque por un lado pretende jugar a inmiscuirse en los problemas de Oriente Próximo y Asia Central, pero a la vez mantiene sus relaciones privilegiadas con EE. UU. y con otros Estados europeos", comenta.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue el primero en dar el paso el pasado 3 de diciembre, tras enviar una carta al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, en la que reconocía al Estado palestino con sus fronteras del 4 de junio de 1967 (previas a la Guerra de los Seis Días y que incluyen a la Ciudad Vieja de Jerusalén).

"Brasil cayó en una trampa diplomática", respondió entonces el viceministro de Relaciones Exteriores de Israel, Danny Ayalon. Lo mismo piensa la directora de la División para América Latina y el Caribe de la Cancillería israelí, Dorit Shavit.

En entrevista con EL TIEMPO, Shavit afirmó que el reconocimiento por parte de Brasil y Argentina se hizo sin tener en cuenta que no se ha decidido mediante negociaciones el estatus de las fronteras.

Patiño lo analiza también como un problema de desconocimiento del conflicto: "Creo que más que una política de Estado, ha primado un asunto de reconocimientos basados en principios ideológicos. No hay claridad sobre lo que se está reconociendo porque el Estado palestino, en el sentido estricto y al día de hoy, no existe. Lo que hay es una concepción político-ideológica".

Según la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la decisión de Brasilia es una muestra de "solidaridad" y una "respuesta no violenta al unilateralismo israelí".

"El reconocimiento de las fronteras de 1967 es una respuesta de la comunidad internacional para salvar la solución de dos Estados y recordar a Israel que en el siglo XXI las fronteras se definen por el derecho internacional y no por empresas coloniales", opinó uno de los portavoces de la OLP, Xavier Abu Eid.

América Latina "tiene una conexión muy fuerte con Palestina, históricamente y a nivel político y social. Con este paso importante está aportando a la paz en Oriente Próximo", añadió Abu Eid.

Los pasos de América Latina


A Lula da Silva lo secundó la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y un día más tarde, el Ejecutivo uruguayo de José Mujica anunció que seguiría sus pasos el próximo 7 de enero.

El gobierno de Bolivia también reconoció oficialmente a Palestina como Estado independiente, mediante una carta enviada por el presidente Evo Morales a Abbas. Y el 24 de diciembre, el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, hizo lo mismo.

Brasilia, Buenos Aires y Montevideo coordinaron su estrategia con Asunción pues el Mercosur anunció que pronto lanzará formalmente negociaciones para un acuerdo de libre comercio con Palestina.

"Paraguay y El Salvador están a un paso de hacerlo y Perú también ha puesto el tema sobre la mesa", aseguran fuentes de la OLP.

En Chile, país que acoge a la mayor diáspora palestina fuera del mundo árabe, varios diputados han presentado una moción pidiendo que el Palacio de la Moneda apruebe el reconocimiento de Palestina, aunque queda por vencer la reticencia del gobierno de

Sebastián Piñera a hacerlo con las fronteras de 1967.

Pero esto no es nuevo. En América Latina, Cuba, Nicaragua, Costa Rica y Venezuela ya han reconocido al Estado palestino.

Los dos países reacios a apoyar públicamente a los palestinos en la creación de su Estado son Colombia y Panamá, cuyo presidente, Ricardo Martinelli, calificó hace unos meses a Israel de "guardián de Jerusalén", en una declaración que generó un serio malestar en el mundo árabe.

EL TIEMPO contactó a la Cancillería colombiana para conocer su posición sobre el tema, pero ésta no hizo ningún pronunciamiento oficial al respecto.

'Mejorar el desequilibrio de poder'

Los palestinos no esperan que estos reconocimientos vayan a solucionar todos sus problemas ni a acabar con la ocupación israelí, pero confían en que mejoren su posición y demuestren que el mundo está cansado de esperar una solución al conflicto que parece no llegar nunca.

"La ventaja de lograr el reconocimiento de un número importante de países es mejorar el enorme desequilibrio de poder que tenemos los palestinos en la mesa de negociaciones", dijo el miembro del equipo negociador de la OLP, Nabil Saath.

Pedir a las naciones que reconozcan a Palestina, que ya ha sido reconocida por 104 países, forma parte de una estrategia más amplia "para hacer universal el derecho palestino a la soberanía, al tiempo que se busca que la ONU sancione la expansión de las colonias judías en los territorios ocupados", agregó.

La ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, afirmó en sendas entrevistas publicadas el domingo por los diarios 'ABC' y 'Público' que cree que el próximo año se darán las condiciones para el reconocimiento del Estado palestino en un buen número de países.

"Trabajamos en el fortalecimiento institucional para que Palestina esté en condiciones de tener su propio Estado. Si no conseguimos que sea el conjunto de la Unión Europea, al menos que un buen número de países podamos hacer ese reconocimiento", señaló.

Sin embargo, la diplomacia israelí ha tratado de contrarrestar las iniciativas palestinas y se ha movilizado, con la ayuda de su gran aliado, EE.UU., para conseguir que sean bloqueadas.

Ayer, en un encuentro con más de 170 representantes diplomáticos de su país, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, dejó claro que Israel no dudará en actuar contra la campaña palestina de búsqueda de apoyo internacional a su "Estado virtual".

"Es imposible para nosotros concluir hoy un acuerdo global con los palestinos. Para ser claro, hay que comprender bien que su gobierno es ilegítimo", afirmó el también líder del partido ultranacionalista Israel Beitenu.

Su número dos, Danny Ayalon, dedicó esta semana una entrada de su blog personal a los reconocimientos latinoamericanos al Estado palestino, que compara con el empleo de la función 'Me gusta' de la red social Facebook.

El vicecanciller critica en su texto a los "gobiernos irresponsables que se apresuran a sacar el pulgar con la indicación 'Me gusta' al Estado palestino sin realmente comprobar su perfil: una autoridad sin soberanía, fronteras ni continuidad territorial, sin capacidad económica ni cultura democrática".

"El Estado de Facebook es más real que el Estado palestino que se crearía unilateralmente sin negociación con el Gobierno electo en Jerusalén", sentenció.

En el frente europeo, la Autoridad Nacional Palestina también ha intensificado sus iniciativas para elevar el nivel de sus representaciones diplomáticas, como ya hicieron Francia, España, Portugal y Noruega.

Para reanudar el diálogo, los palestinos exigen referencias políticas claras, como la retirada de los territorios palestinos ocupados en 1967, y Jerusalén Este como capital.

Piden también el reconocimiento del Estado palestino dentro de las fronteras de junio de 1967, antes de la Guerra de los Seis Días. A cambio, están dispuestos a ceder territorio pero en proporciones poco significativas.

Fuente: eltiempo.com


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15">