Imprimir
ENVIAR |

Grupo rebelde sunnita iraní amenaza con aniquilar a empleado nuclear


PI24/12/10 El grupo rebelde sunnita Jundullah (Soldados de Alah) amenazó con matar a un trabajador de una planta nuclear que mantiene secuestrado, mientras desmintió hoy que 11 supuestos terroristas ejecutados por el Gobierno iraní pertenecían a sus filas.

De acuerdo con el canal Press TV, el portavoz de los irregulares, Abdel Raouf Rigi, afirmó que "muy pronto" se aniquilaría a Amir Hossein Shirani, un hombre de 39 años y empleado de una central nuclear de la provincia de Isfahán, al que apresaron hace poco.

Fuentes del Ejecutivo iraní identificaron a Shirani como chofer de una organización nuclear en la referida demarcación del centro del país.

"Ejecutaremos a este hombre debido a que las autoridades iraníes no respondieron a nuestras demandas", declaró Rigi en relación a la exigencia de que el Gobierno del presidente Mahmoud Ahmadinejad libere a más de 200 presos.

El vocero se refirió a los reclusos como prisioneros políticos sunnitas y baluches (de la provincia sureste de Sistán-Baluchestán), y miembros de su milicia armada, que tiene sus bases y campos de entrenamiento en las montañas de la frontera con Paquistán, según Teherán.

Rigi es hermano del líder fundador de Jundullah, Abdolmalek Rigi, capturado en febrero de este año, juzgado y ajusticiado en la horca en junio, y de Abdolhamid Rigi, también ejecutado por las autoridades de la República Islámica. El grupo reivindicó el atentado suicida del pasado día 15 en el que murieron 39 musulmanes chiitas y otros 100 resultaron heridos durante un ritual en la ciudad de Chabahar, en Sistán-Baluchestán, y lo describió como una venganza por el ahorcamiento de su jefe.

Asimismo, el portavoz acusó al Gobierno de mentir cuando aseguró que 11 presos ejecutados en la horca esta semana, tras los atentados de Chabahar, eran miembros de Jundullah.

Según Rigi, los fallecidos tenían "vínculos tribales con algunos combatientes de la resistencia, pero nada que ver con nuestras recientes operaciones en Irán".

Teherán tilda de terrorista a ese grupo armado que ha reivindicado múltiples atentados en el sureste del país en casi una década de lucha para -según alega- defender los derechos de la etnia sunnita baluche concentrada en la citada provincia con predominio de población chiita.

Los líderes de Jundullah confesaron durante los interrogatorios de las autoridades que recibían apoyo de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Gran Bretaña y Paquistán, con el propósito de desestabilizar y eventualmente derrocar a la revolución islámica.

Fuente: Prensa Latina


Imprimir


VOLVER


           

 
 
 
 
t="15">