Imprimir
ENVIAR |

Wikileaks revela información incómoda para Reino Unido


PI30/11/10 Cables diplomáticos filtrados por el portal Wikileaks pusieron hoy en embarazosa posición al Reino Unido, aliado más cercano de Estados Unidos en las invasiones a Iraq y Afganistán.

Uno de los despachos cablegráficos enviado en secreto al Departamento de Estado norteamericano deja notar el desprecio del mando estadounidense por la gestión de los británicos en la provincia afgana de Helmand.

Fuentes citadas por el diario The Daily Telegraph han interpretado su contenido como insulto a las familias de los soldados y oficiales muertos en Sangin. El texto es parte de los 25 mil correos divulgados el lunes por la web alternativa.

Unos 106 militares británicos -un tercio del total de bajas de Reino Unido en Afganistán- murieron en la norteña localidad hasta el traspaso de la zona al mando estadounidense, señala el rotativo en uno de los espacios desplegados a cuatro páginas sobre los mensajes de Wikileaks.

Sangin sirvió de base de operaciones del contingente británico desde 2006 hasta su retirada en septiembre de 2010, como parte de los movimientos efectuados por la OTAN, en medio de las derrotas sufridas en los combates con la resistencia.

Si para el primer ministro, David Cameron, los muertos no fueron en vano, el jefe de las fuerzas norteamericanas en Helmand, mayor general Richard Mills manifestó que sus tropas "habían heredado una burbuja de seguridad" de los británicos, ilustró el periódico.

También el diario The Guardian encabezó este martes su portada con uno de los cables que hace público el rechazo de Estados Unidos a una solicitud del ex primer ministro Gordon Brown de extradición del hacker Gary McKinnon.

Brown intentó llegar a un acuerdo con el embajador norteamericano para que McKinnon cumpliera una condena en Reino Unido, según la correspondencia fechada en agosto de 2009.

La apelación de Londres fue rechazada por el nuevo fiscal general del gobierno del presidente Barack Obama, en virtud de que el imputado debía ser juzgado en su país, donde enfrenta una sentencia de hasta 60 años de cárcel.

McKinnon es acusado por Londres de piratear los ordenadores del Ejecutivo.

Un tanto escandalosa ha sido igualmente la revelación de un mensaje secreto enviado desde la Embajada de Estados Unidos en Kirguistán de los criterios vertidos por el príncipe Andrés (Duque de York) durante un desayuno de trabajo con diplomáticos norteamericanos y empresarios del país europeo.

De acuerdo con el cifrado del 29 de octubre de 2008, el Duque de York llamó corruptos y estúpidos a varios gobiernos, incluidos el estadounidense y el británico.

Tras tildar de arrogante e inepto al autor de esas frases, el ministro de Negocios, Vince Cable, dijo que el Duque de York debía mantenerse al margen de cuestiones políticas.

Las investigaciones sobre corrupción no es un asunto para el duque y sería útil que se mantuviera alejado de la política, declaró Cable en reacción a la publicación de Wikileaks.

Fuente: Prensa Latina


Imprimir


VOLVER