Imprimir

Medvedev rechaza carácter permanente de base EEUU en Kirguistán


PI19/06/10 El Centro de Traslado Técnico estadounidense en el aeropuerto internacional de Bishkek debe cerrar tras concluir sus tareas, opinó hoy el presidente ruso, Dmitri Medvedev, en entrevista a al The Wall Street Journal.

Poco antes de realizar un viaje a Washington, Medvedev reconoció que la permanencia de la referida instalación, creada en enero de 2009, en un cambio formal de nombre de la antigua base militar, es una decisión de las autoridades kirguisas.

Ahora, si desean escuchar mi opinión personal, considero que la referida instalación de ninguna forma debe mantenerse eternamente y debería cerrar luego de cumplir las misiones por las que fue creada, relacionadas con las operaciones militares en Afganistán, señaló.

El destino de ese centro lo decide Kirguistán, afirmó el mandatario ruso, quien recordó que nunca estuvo en contra de la citada base, pues está fuera de Rusia. Si Kirguistán la necesita es su decisión, apuntó.

Medvedev estimó que el gobierno del presidente Kurmanbek Bakiev, quien dimitió tras los sangrientos disturbios de abril pasado, debió ganarse el dinero honradamente, sin engañar a los socios comerciales, y tomar decisiones apoyadas por el pueblo, aseguró.

En relación con los recientes choques interétnicos en las regiones sureñas kirguisas de Osh y Dzhalal-Abad, Medvedev señaló que Bishkek retiró el pedido del envío de pacificadores al país centroasiático.

Por otro lado, el jefe de Estado ruso consideró que las sanciones unilaterales contra Irán, anunciadas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE), más allá de una reciente resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, sólo pueden empeorar la situación.

Acordamos aplicar medidas restrictivas para presionar a Teherán en el asunto de su programa nuclear, pero la aplicación de sanciones adicionales unilaterales por la Casa Blanca o la UE pueden llegar a dañar nuestros propios acuerdos, advirtió el estadista ruso.

De ninguna forma se pueden crear problemas a la población iraní y sólo se deben tomar decisiones colegiadas, consideró.

Teherán es acusada por Washington de intentar el desarrollo de armas de destrucción masiva a partir de su programa atómico que la nación persa asegura posee un carácter pacífico, mientras defiende el derecho a producir combustible para sus centrales nucleares.

Fuente: Aporrea


ENVIAR |

 


VOLVER